El pintxo, embajador ‘gastro’ en Singapur

Elena Sierra – EL CORREO – 15 de junio de 2019

La celebración de los 50 Best sirve para presentar la barra de TXA con todo tipo de bocados vascos

De los 50 mejores restaurantes de Asia, un listado que se hizo público en marzo –para conocer a los 50Best del mundo mundial hay que esperar poco más de diez días–, el primero de ellos está en Singapur… y el décimo también. Son Odette, de comida francesa con influencias asiáticas, por supuesto, y Burnt Ends, especializado en las brasas y cuyo cocinero tiene entre sus maestros a Bittor Arginzoniz, del Asador Etxebarri. Es por cruces entre fogones como estos que una ciudad, que es casi un Estado en sí misma, se ha convertido en un referente de la cocina internacional y por eso tal reconocimiento a sus chefs no es cosa rara. Ni lo es que sea en este lugar en el que se den a conocer, el 25 de junio, los 50 Best como el año pasado se desvelaron en Bilbao.

Pero estas dos ciudades volcadas en la gastronomía no están solo unidas por eso, el nexo culinario es más profundo a partir de ya mismo. ¿Por qué? Porque es posible comer de pintxos en Singapur. Este hecho que aun parece milagroso –hay muchos cocineros de aquí que se sorprenden cuando se les cuenta que sus croquetas o gildas pueden hacer ese camino hacia las mesas del lujo asiático–, se debe a que el empresario Joseph Ong, que es dueño de una cadena de establecimientos de hostelería, entró en contacto el año pasado con la agrupación Basqvium, que se dedican al desarrollo de proyectos orientados al sector del lujo de gastronomía, cultura y turismo que relacionen Euskadi y otras regiones del mundo. Y juntos decidieron que la cocina en miniatura había que llevarla hasta Singapur.

Ya había locales de comida vasca y española (sobre todo originaria de Madrid para abajo) en esta gran ciudad asiática, pero no de pintxos. Y Alkaff Mansion es por eso una novedad. Es en esta mansión colonial del siglo XIX ubicada en una colina con vistas a la urbe, en el parque Telok Blangah Hill, donde hay ya abierto un local específico con barra de pintxos, TXA. El nombre viene de txakoli y es uno de los productos que podrán disfrutarse en él. De momento, hasta allí ha llegado ya la Bodega Gorka Izagirre, y los de Basqvium confían en poder llevar más referencias en un futuro próximo. Porque la idea es que lo que se coma y se beba en TXA sea producto vizcaíno y vasco. Que todos los ingredientes sean de aquí. Sería, aseguran, el mejor escaparate para los productores locales.

La fiesta vasca del 50 Best

En la barra de TXA hay gildas, piperras con antxoas, tortillas. Son clásicos que hace ya tiempo que se hicieron su hueco en el panorama internacional. En un futuro, se espera poder vincular estos bocados a sus bares vizcaínos, hacer una buena rotación de pintxos, incluso invitar a los chefs a elaborarlos. En la carta de UNA, el restaurante que hay en la mansión y que tiene también una orientación muy vasca, hay recetas de bacalao de toda la vida de aquí y propuestas de sidrería.

Es, dicen en Basqvium, una gran puerta de entrada de la materia prima y la cocina vascas no solo en Singapur, sino en Asia, y de cara a un cliente que viaja con dinero y buscando cultura y buena mesa. La inauguración oficial de TXA, con presencia institucional vizcaína y algunos de nuestros cocineros estrella como invitados, será el día 24. Al día siguiente, jornada de los 50 Best, en UNA se servirá champagne y pintxos y se hará una reinterpretación del menú de sidrería para prensa y autoridades.

Ir a la noticia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *